Versículos Bíblicos Sobre el Enojo y la Ira

1 Juan 4:20

Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.

1 Juan 2:9

El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.

Santiago 3:7-10

El ser humano sabe domar y, en efecto, ha domado toda clase de fieras, de aves, de reptiles y de bestias marinas, pero nadie puede domar la lengua. Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal. Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios. De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Santiago 1:26

Si alguien se cree religioso, pero no le pone freno a su lengua, se engaña a sí mismo, y su religión no sirve para nada.

Santiago 1:19-20

Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse, pues la ira humana no produce la vida justa que Dios quiere.

Tito 1:7

El obispo tiene a su cargo la obra de Dios, y por lo tanto debe ser intachable: no arrogante, ni iracundo, ni borracho, ni violento, ni codicioso de ganancias mal habidas.

Colosenses 3:8

Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.

Efesios 4:31

Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia.

Efesios 4:26

Si se enojan, no pequen. No permitan que el enojo les dure hasta la puesta del sol.

Artículo recomendado  ▷ ¡100+ Imágenes Cristianas Sobre La Aflicción!

1 Corintios 1:10

Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito.

2 Timoteo 2:24-25

Y un siervo del Señor no debe andar peleando; más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse. Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad.

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir